lunes, 19 de marzo de 2012

Internet: la selva literaria y los cazatalentos

Booklover © tumblr
 Ya hemos hablado de esto, una y otra vez. No pasa una semana sin que sea noticia un escritor novel, ciudadano de a pie que lo mismo compra el pan y baila jotas, que sacude los cimientos tradicionales de la edición gracias a internet. Esta vez en América Economía, bajo el titular 'Internet es la nueva forma de publicar libros y encontrar talentos', encontramos un artículo que habla de plataformas como Book Country, de Penguin -más conocida, en inglés- o Movellas, para jóvenes como medio de promoción.

Los editores se están dando cuenta del nuevo pseudónimo del escritor 2.0, que básicamente es Juan Palomo -yo me lo guiso, yo me lo como... y para mí los beneficios-, y no quieren tropezar con la misma piedra que la industria musical, que se ha dado cuenta del pastel cuando ya se lo habían llevado. Desde un punto de vista amateur, parece que las editoriales navegan por la red al acecho de nuevos fichajes. De ahí el boom de las plataformas digitales. Aquí tenemos Wattpad para publicar por entregas, o Amazon si queremos vender nuestros libros, y cualquier idea es mejor que quedarse sentado coleccionando rechazos de las editoriales. Parece que ellas quieren ver de qué pasta están hechos los escritores actuales, en qué círculos se mueven, si saben sacarse las castañas del fuego. Si no te publican, si no te conocen, es porque no saben que existes; eso es lo que le digo a cualquiera que se frustra cuando sus posts o sus trabajos duran medio minuto en Facebook. Por eso hay que saber el arte de promocionarse sin cansar y ofrecer contenidos novedosos con una línea definida. Si vamos paso a paso, lo conseguiremos. El único problema es que las editoriales van a tener que espabilar si quieren seguir siendo atractivas para el tipo de la pluma. Y viceversa.