martes, 20 de marzo de 2012

Caprichitos de lector

ILoveReadingAndWriting © tumblr
 En una entrada vieja comenté el regalo perfecto para escritores, y ahora le toca el turno a los lectores. Desde el facebook de El Tiramilla, he encontrado una web llamada La tienda de Belenci, en la que podemos comprar complementos de lectura. Me he enamorado de los almohadones, con un montón de colores y estampados -y bastante útiles dentro de lo que cabe, quiero decir, ¿a quién no le duele el cuello cuando lee en la cama?-, packs de atriles con luz para ebooks, iPads, portalibros... Bueno, podéis echarle un vistazo por vosotros mismos.

Belenci no me paga por hacerles publicidad, y es una pena porque puedo ser muy insistente. Cada vez hay más y más productos destinados a la comodidad de los lectores. Hace ya unos años, en un viaje nocturno, vi a un señor con una pequeña lámpara engarzada al lomo del libro, y pensé: ¡pero qué cosa tan... guay! -digo "guay" muchas veces- ¡lo quiero! Ahora me es imposible entrar en una librería sin parar en la zona de los complementos y hacer una lista de las cosas que me llevaría si no fuera tan pobre. Diréis: por fin empiezan a cuidarnos como es debido. ¡Error! ¡Lo que pasa es que saben de qué pie cojeamos!

Me niego a pensar que soy la única que se muere al ver los marcapáginas de peluche, herraduras, motivos celtas, nombres, dinosaurios, luces que se mueven... ¿Vosotros sois caprichosos? Muchos me diréis que no, que lo interesante de leer es el libro. Pero no pasa nada si por el camino nos hemos llevado un par de puntos de libro, un atril, una mesa portátil con luz y cincuenta bolígrafos.