viernes, 5 de octubre de 2012

De parte de Pixar (I)

 Si eres escritor, guionista, dibujante..., artista, ¡no pierdas detalle!
1. Admira al personaje más por lo que intenta que por lo que consigue.
2. Tienes que tener en mente qué es lo realmente interesante para ti como público, no lo divertido como escritor. Ambas cosas pueden ser diferentes.
3. Tener una idea es importante, pero no sabrás de qué va hasta que la termines. Una vez hecho, reescríbela.
4. Érase una vez hubo ___. Cada día, ___. Un día, ____. Por eso, ___. Y por eso, ___. Hasta que, finalmente…___.
5. Simplifica. Céntrate. Mezcla personajes. Sáltate los rodeos. Sentirás que estás perdiendo cosas importantes, pero eso te hará libre.
6. ¿Qué se le da bien a tu personaje? Ahora lánzalo al otro extremo. Pruébalo. ¿Cómo reacciona?
7. Piensa en el final antes de saber lo que pasará en la mitad de la historia. En serio. Los finales son difíciles, te obligan a estar horas trabajando en ellos.
8. Termina tu historia y déjala ir aunque no sea perfecta. En un mundo ideal tendrías ambas, pero sigue adelante y hazlo mejor la próxima vez.
9. Cuando estés atascado, haz una lista de las cosas que NO PASARÍAN después. Muchas veces te ayudará a seguir adelante.
10. Desmonta, desgaja las historias que te gustan. Lo que te gusta de ellas es una parte de ti; debes reconocer esto antes de poder utilizarla.
 Vía Storyshots