jueves, 16 de mayo de 2013

El signo de exclamación miente un poquito

Ninusha © WeHeartIt
Digamos que a excepción de los trabajos, la pasividad propia de los profesores universitarios y los exámenes que se oscurecen el cielo como una super tormenta, nothing's wrong. Dejaré alguna entrada programada para estas dos semanas de ausencia. Mientras tanto podéis acomodaros por ahí y coger algún libro...

sábado, 4 de mayo de 2013

Hambre

NotOnlyPhotos © picasaweb
Abrió la ventana sigilosamente y desapareció con el amanecer. No echó la vista atrás, así que no vio cómo el hombre que dormitaba en la cama se desperezaba con los primeros rayos de sol. Despertaría solo, con la espalda llena de arañazos y amnesia placentera. Cómo se dieron de bruces el uno contra el otro, y a su vez contra el mueble más cercano, o cómo el hambre se hizo dueño de ellos y les obligó a arrancarse los labios a mordiscos eran momentos que él nunca podría revivir, pues se hallaban lejos de su memoria.
Pero ella lo recordaría todo. Naranja, amarillo; los colores de una noche.

jueves, 2 de mayo de 2013

7 razones por las que los autores no terminan sus novelas

Bookish art © pinterest
1. El autor está inmerso en demasiados proyectos como para terminar alguno.
2. El autor no está dispuesto o no tiene tiempo (real) para ponerse a escribir.
3. El autor se rinde con una idea y enseguida pasa a otra.
4. El autor reescribe constantemente los anteriores capítulos antes de terminar el primer borrador.
5. El autor envía a sus betareaders el manuscrito demasiado pronto y se desanima.
6. El autor pierde el hilo de su historia, es incapaz de seguir donde lo había dejado, y eso le desanima.
7. El autor termina una escena y se desanima un montón al ver que desentona con el resto del capítulo, como si fuera un párrafo inconexo.

¿Conclusiones? Es fácil y difícil a la vez que los escritores se desanimen; fácil porque a menudo creen que no valen para ello, difícil porque mientras se rinden lo vuelven a intentar. Son personas fuertes y sensibles y deberíamos cuidarles bien. Hoy, o cuando podáis, besad a vuestros escritores. Eso les hará felices.

(esta viñeta podría darnos una pista de cómo se adentran en la escritura, pero todavía no han dibujado otra que explique cómo salir de ella).