domingo, 3 de julio de 2016

Mi primera historia interactiva con Twine

Una escena preciosa de Undertale.
Me hace mucha ilusión retomar el blog con un post como este. Estuve cerca de tres meses leyendo y probando y pensando y volviendo a probar Twine (fallando mil veces por el camino) en los ratos libres después de trabajar. Twine es una herramienta que permite a cualquier persona crear un juego interactivo. Se dice que si uno es capaz de escribir una historia, es capaz de usar Twine. Y yo doy fe de ello.

El reto apareció a raíz de un cumpleaños. Los regaladores queríamos hacer algo original en lugar de ir a grandes almacenes y comprar algo mítico y fácil con lo que acertar (cosa que me parece bien en realidad), y caímos rápidamente en que una historieta interactiva al estilo “Elige tu propia aventura” molaría un montón. El problema fue la plataforma. No me convencía ni hacerlo en Word (¡tan cutre!) ni editar un librito (¡tan caro!). Casualidades de la vida, días antes había oído hablar por primera vez de Twine en boca de un conocido que había creado su primera aventura, así que me lancé de cabeza. Con esta herramienta y dos premisas sencillas para el argumento me puse manos a la obra. Hoy, mis conclusiones son estas:

Primera: hay que familiarizarse con el programa. Unir pasajes, añadir negritas, cursivas y ese tipo de características es relativamente sencillo aunque no tengáis nociones de CSS, o si son las justas para la plantilla del blog y demás, pero se complica muchísimo cuando quieres jugar con variables fuera de tu alcance (como los condicionales o las órdenes lógicas que no son tan lógicas si desconoces el lenguaje del ordenador). Mi recomendación es hacer una aproximación escalada a las capacidades de Twine. Dicho de otra forma, no empezar la casa por el tejado.
Con los títulos soy originalidad en estado puro.
Segunda: la organización es imprescindible. Los escritores de brújula también deberían tener claro lo que van a contar, y sobre todo, las decisiones que va a tomar el lector/jugador y cómo afectarán a la trama principal. Si no, el desarrollo podría llevar eones. En serio. No vais a terminar en la vida.  Aquí hablo por mí; a medida que construí la historia fui (fuimos) rellenando huecos y abriendo otros que podrían mejorar la historia, lo que provocó que en un momento dado pensara en mandarlo todo a freír espárragos. Al final descubrí que solo es cuestión de estructura. Como veis, iba renombrando cada pasaje renombrando con un número y las decisiones tomadas. De esta manera retomaba el trabajo enseguida, o si quería incluir una novedad o repasar los bugs al final, bastaba con seguir el esquema que yo misma había marcado.

Tercera: Trastear, trastear y trastear. Opté por una aventura sencilla para acostumbrarme a Twine, pero cada uno es libre de lanzarse a la piscina como mejor vea.



Josete recibe una nota misteriosa sin remitente. Quiere que acuda solo a una esquina dos calles más abajo.
Bueno, parece asequible.
Lo que no sabe es que tendrá que colarse en un refugio de animales, buscar aliados y resolver situaciones extrañas mientras se acostumbra a su Nuevo Poder. O no: Josete podría quedarse quieto, muy quieto, y ver pasar una aventura que no olvidará jamás.
Atención: esta historia contiene un poco de harina de Misterio Clásico, dos Flores del Entretenimiento, una ración de Clichés a la Veganesa y una pizca de Ironía al gusto. Si es alérgica a algún ingrediente, mejor no pinche en el enlace.
Suena al generador de sinopsis de Dan Brown, ¿verdad? Josete: Gatos en apuros está lleno de referencias al cumpleañero, pero creo que os gustará. Se lee en menos de media hora. Si la sinopsis no os ha echado para atrás, pinchad en la imagen más abajo. El enlace os llevará a Philome.la, una web donde la gente suele alojar sus juegos gratis.

Cabe destacar que las ilustraciones del interior no son mías, pertenecen un tumblr sobre gatos al que podéis acceder pinchando aquí. Son muy bonitos.

http://www.philome.la/Sparda_/josete-gatos-en-apuros