jueves, 25 de agosto de 2016

Profecía

Fuente.
—Has acudido a ver tu destino. ¿Estás preparado?
La bruja sostenía el mazo de cartas con ambas manos. El rumor de la lluvia había cesado de golpe, las hojas de los árboles ya no golpeaban el cristal con cada ráfaga de viento. El silencio oprimía el corazón de Daru. Por un instante pensó en rechazar la invitación. ¿Se haría realidad lo que viera a partir de aquel momento, o precisamente por haberlo visto, su vida cambiaría por completo? Y si estaba destinado, ¿qué podía hacer para remediarlo?
Se apremió a sí mismo. Había llegado hasta allí.
—Estoy preparado.
La bruja se irguió, su sombra negra elevándose hasta el techo.
—Los Arcanos susurran tu nombre, y sus palabras avivan los vientos del futuro…